La cáscara de plátano es un ingrediente importante en la cocina de algunos países del mundo. Es un alimento de alto valor nutricional, que nos aporta un extra importante de fibras, vitaminas y minerales. Aprender a añadir las pieles de los plátanos a nuestros batidos es una forma inteligente de aprovechar todos los beneficios nutricionales de esta fruta maravillosa. Además, usar las cáscaras de los plátanos que consumimos nos aporta un triple beneficio: para nuestro bienestar, para nuestro bolsillo y para el medioambiente.

Es curioso que llevaba muchos años leyendo sobre los beneficios de la cáscara de plátano y nunca se me ocurrió añadirla a uno de mis batidos.  A veces tenemos bloqueos mentales y culturales que nos impiden hacer las cosas más sencillas y lógicas.

Así que ayer decidí probar un batido de plátano entero, con su piel, para los seguidores del blog. ¡Y ya te adelanto que fue todo un éxito!

Pero, antes de hablar de este pequeño experimento, vamos a ver cuales son los beneficios de comer la piel del plátano.

¿Por qué comer la cáscara del plátano?

Propiedades nutricionales

1. La piel de plátano contiene una enorme cantidad de potasio y magnesio. 

El potasio se suele asociar justo con el plátano, mientras que el magnesio es uno de los minerales que más se venden en forma de integradores. Así que si estás leyendo este artículo es muy probable que te interese saber que con solo añadir la piel de la fruta en vez de desecharla ya te estás ganando un extra de estos minerales.

👨‍🌾  Los cultivadores y los amantes de las plantas conocen bien el valor de la cáscara del plátano. La infusión de las cáscaras es una receta muy habitual y conocida para algunos tipos de plantas que necesitan altas cantidades de potasio.

2. Antioxidantes

La cáscara también se puede considerar una fuente interesante de antioxidantes, sustancias fundamentales para la regeneración y la salud de las células. Los antioxidantes son entre las sustancias más estudiadas por sus grandes beneficios para la salud humana. Cada año hay cientos de nuevos estudios científicos que demuestran nuevos beneficios de los antioxidantes.

3. Vitaminas 

Las pieles de los plátanos también tienen una importante cantidad de vitaminas, entre las cuales destacan la vitamina B6 y vitamina B12. Además, en las cáscaras encontramos buenas cantidades de vitamina K, vitamina C y también hierro.

4. Fibras

La fibra contenida en lo que hasta ahora considerábamos un desecho puede llegar a superar el 10% de la cantidad diaria recomendada. Y todos sabemos que un extra de fibras en nuestras dietas siempre es más que bienvenido.

Otras razones para comer cáscara de plátano

Como dice la nutricionista Laura Flores en un interesante artículo de Live Science, el peligro más grande de las cáscaras de plátano es que resbalemos sobre una.

5. Retrasar el apetito

La fibra, el potasio y los nutrientes de la piel del plátano nos ayudarán a retrasar un poco más el hambre, lo que se traduce en un control más eficaz del peso.

6. Reciclar

Hablamos mucho de reciclaje y creo que no hay una forma de reciclar más limpia, eficaz y natural que… comer. No vamos a solucionar los problemas del planeta con ese pequeño gesto. Pero no nos cuesta nada, nos beneficia en muchos aspectos y nos hace más concienciados con el medioambiente. ¿Merece la pena, no?

7. Algo para la hucha

Mucha gente se gasta un dineral en integradores. La piel de plátano viene gratis con la fruta misma, es natural y no ha sido procesada industrialmente. Si eso no es un chollo…

8. Volver a lo natural

Puede que sea algo muy personal, pero para mí aprender a comer las cáscaras ha sido todo un placer. He tenido la sensación de volver a tener una relación más íntima con la naturaleza. 

Encontrar tantas ventajas en algo tan humilde como la piel de una fruta me ha sido un descubrimiento que va mucho más allá del comer sano y natural. Fue darse cuenta de lo mucho que nos estamos alejando de la naturaleza y de sus regalos.

¿Y qué tal el batido con cáscara de plátano?

Ya dije al principio de este artículo que mi experimento fue exitoso. 

Decidí hacer un batido muy sencillo, para comprobar si el sabor de la piel era aceptable en una receta.

Solo usé un plátano con su piel y un vaso de leche. Corté el plátano en rodajas y trituré todo en la batidora.

No añadí ningún edulcorante.

El resultado fue…

el sabor es el mismo que hubiese esperado del batido de plátano tradicional (sin cáscaras). Igual un ligerísimo regusto amargo, apenas perceptible. 

De hecho, mi pareja probó el batido sin saber que llevaba el fruto entero y no notó ninguna diferencia.

Así que de ahora en adelante todos mis batidos que lleven plátano tendrán un ingrediente más: su piel.

Una nota importante: antes de consumir la cáscara asegúrate de lavarlas muy bien. No podemos saber con que sustancias se han tratado las frutas y aunque sean frutas de origen biológico, lo mejor es lavarlas con mucho cuidado.

Espero que la información contenida en este artículo te sea útil y te invito a dejar un comentario para hacerme saber que piensas.

🍌  Conoce los 15 beneficios más sorprendentes del plátano

Pin It on Pinterest