En los últimos meses me he vuelto fan de las aguas saborizadas. 


Zero calorías, un sabor ligero y toda la hidratación del agua.


¿Qué más quieres?

Hoy te presento una de mis aguas de sabores favoritas, el agua de piña y jengibre.

Como todas las aguas de sabores es muy fácil de preparar:

solo tienes que poner la piel de la piña o 3-4 rodajas en un contenedor de vidrio junto con un pedazo de jengibre, que puedes rallar o cortar en tiritas. Añades agua y colocas el recipiente  en la nevera toda la noche.


Piña en rodajas

Agua de sabores de piña y jengibre: mucho sabor cero calorías.

En pocos minutos de preparación y una noche de reposo en la nevera ya tienes tu agua rica y sabrosa. Las aguas saborizadas tienen las mismas calorías del agua (es decir, cero calorías), pero te llenan con sus sabores frescos y revitalizantes.

Son ideales para hidratarse sin esfuerzo, sobre todo para aquellas personas a las que les cuesta tomar agua sin más. Los aromas frutales y el sabor ligero y para nada agresivo también ayudan a tomarte una pausa de frescura en tu día.

En general, las aguas de sabores no tienen las propiedades de la fruta o de las hierbas que se usan en su elaboración.  En el caso de esta agua podrás asegurarte los beneficios de la más famosa “agua de jengibre”, que se suele tomar por la mañana en ayunas.

Es muy importante que por la mañana saques el recipiente de la nevera y elimines las cáscaras de la piña y los restos de la fruta y del jengibre. Esto evita que los ingredientes empiecen a degradarse, pero al quitarlos del frasco puedes comerte sin miedo las rodajas de piña o usar el jengibre rallado para darle sabor (y muchos beneficios) a tu desayuno.


Jengibre

Sabor todo el día

Has podido comprobar que la elaboración de esta receta es muy rápida y fácil. Puedes preparar la cantidad que deseas y guardarla sin miedo en recipientes de vidrio o en una botella térmica.

El uso de la botella térmica es muy útil para poder llevarte tu agua de sabor contigo todo el día para poder disfrutar de tu agua de sabores en el trabajo o durante el entrenamiento.

Como en todas las aguas saborizadas, también el agua de sabores de piña y jengibre es una bebida con sabor muy ligero, aunque la presencia del jengibre le da un toque picantillo un poco más intenso.

Te puedo decir que de esta agua saborizada es muy agradable y que el sabor cítrico de la piña neutraliza un poco el picante del jengibre. 

Hidratarse con gusto 

¿Te cuesta tomar los 2-3 litros de agua recomendados por los expertos? Pues ahora conoces un truco fácil y divertido para poder tomar más agua sin tener que tragar calorías a lo loco. 

Y con este calor… ¿Por qué no probarla?

Hazme saber si te ha gustado dejando un comentario aquí abajo!

Pin It on Pinterest