Hoy quiero hablarte de como hacer verduras fermentadas en tu casa de forma fácil y rápida.

Comer verduras es una de las mejores formas de garantizar el suministro de vitaminas, minerales y nutrientes. Existen muchas formas de comer verduras, desde comerlas crudas, al vapor o fritas hasta prepararlas en conservas, salsas o cualquier otro tipo de preparación.

Una de las mejores formas de comerlas es fermentadas, es por eso que aquí te hablaremos más sobre esta maravillosa forma de comer verduras. Así que, sin más, es momento de que vayas al mercado, prepares todos los ingredientes y utensilios, y te prepares para aprender a hacer verduras fermentadas en casa.

¿Qué son las verduras fermentadas?

Si bien la palabra fermentado podríamos relacionarla con quesos, lácteos, vinos, embutidos o cerveza, este efecto también puede ser usado en la cocina. Una buena forma de aprovechar el fermentado que generan algunas bacterias es usarlo para curtir vegetales asegurando su calidad y sus nutrientes.

Podemos definir fácilmente a las verduras fermentadas como vegetales qué, por el proceso que se les dio, se fermentaron creando un sabor único, así como una calidad única. Antes que nada, debes saber que el fermentado es seguro pues las bacterias que generan dicho efecto son seguras para el consumo humano.

La verduras fermentadas tienen propiedades únicas, que las verduras no fermentadas no tienen.

¿Qué es la fermentación de vegetales?

Técnicamente se trata de un cambio químico en los alimento debido a la acción de microorganismos como bacterias, hongos y levaduras.

¿Cuáles son las propiedades de las verduras fermentadas?

• tienen un mayor poder nutritivo
• son más asimilables por el sistema digestivo
• inhiben el desarrollo de microorganismos malos
• aportan una mayor cantidad de vitaminas
• potencian los antioxidantes naturales de las verduras
• favorecen y potencian la flora intestinal
• mejoran la digestión de las fibras y evitan la formación de gases
• realizan una predigestión de las proteínas, aliviando la digestión

verdura fermentada

¿Qué es la fermentación de la fruta?

Igual que las verduras, las frutas también se pueden fermentar para obtener un alimento más saludable y con características similares a la verdura fermentada.

¿Qué vegetales puedo fermentar?

Esta pregunta es una de las más frecuentes a la hora de hablar sobre verduras fermentadas. Si bien existe una gran cantidad de verduras en el mundo vegetal, solo algunas son idóneas para fermentarse debido a que poseen características únicas que garantizan su sabor.

Por ejemplo, las verduras como zanahoria o pimientos quedan perfectas para fermentarse por el gran sabor que su acidez aporta. Hongos, coles de brúcela, pepinillos, alcachofas y chiles son otras opciones perfectas para fermentar. Los vegetales con exceso de agua suelen secarse primero para poder fermentarse sin que el agua interfiera en el proceso.

¿Los fermentados son peligrosos?

Antes de que sigas leyendo, es mejor que saques esta idea de tu mente. Los fermentos son más que seguros, esto debido a tres razones principales: La primera es la acidez del entorno, la segunda es la protección que brinda el uso de salmuera y tercero es el envasado.

Así qué no temas, no habrá moho en tus verduras gracias a la protección que brinda la salmuera. No habrá riesgo de infecciones por la acidez del entorno ni olores extraños gracias a la protección que aportan los frascos de cristal, eso sí, siempre que los guardes bien.

Prepara verduras fermentadas en 5 pasos

Aunque exista más de una forma de preparar verduras fermentadas, te dejo la receta más clásica. En el futuro, en la sección de fermentados del blog podrás aprender otras formas de fermentación.

🍆 1. Escoger los vegetales

Lo primero que debes hacer es escoger los vegetales. Para ello lo mejor es ir al mercado pues aquí podrás encontrar los vegetales más frescos y sin tantos conservadores. Esto ayudará a que la fermentación sea mucho mejor.

Selecciona solo aquellos vegetales que están en su punto, ni maduros ni crudos, que tengan buena firmeza, color y consistencia. Esto hará que la calidad de las verduras fermentadas sea la ideal además de que ayudará a que su tiempo de vida sea mucho más largo.

🥕 2.Lavarlos y cortarlos

Ahora que has comprado tus vegetales, el siguiente paso es lavarlos. Al lavarlos no solo asegurarás que tanto polvo como suciedad y bacterias se vayan, también evitarás que la cera o conservadores que traen no se impregnen en el fermentado. Lo idea es usar agua tibia y jabón, así como esponja para lavarlos bien.

Dependiendo de tu gusto dependerá el dejarle la cáscara o quitarla, solo recuerda que esto afectará el sabor final del encurtido aportando cuerpo y sabor. En cuanto al cortado, dependerá igual de tu gusto, aunque la mejor será en forma de bastones pues mantendrá crocantes los vegetales.

🍅 3. Preparar la salmuera 

El siguiente paso es preparar la salmuera que ayudará a fermentar las verduras. Dependiendo de los vegetales será la cantidad a preparar. No te preocupes, hacer salmuera es muy fácil, solo mezclas un poco de sal con agua y listo.

Por ejemplo, para los bastones de zanahoria lo ideal es colocar 20 gramos por litro de agua. Esto dependerá del grado de fermentación y de la dureza del vegetal. Asegúrate de acomodar bien los vegetales, de modo que quede poco aire entre ellos para después bañarlos con la salmuera hasta que queden totalmente cubiertos.

🥔 4. Envasar los vegetales

Una vez que has llenado los vegetales, y te has asegurado que el aire ha salido, es momento de pasar al envasado. Hay quienes no cierran del todo los frascos y solo colocan una tela, esto con el objetivo de incentivar cierto tipo de fermentación más fuerte.

En este caso te recomendamos que selles bien los vegetales, de modo que ni el aire ni el polvo y menos los insectos se cuelen en su interior. Esto, además de aumentar el tiempo de vida de las verduras fermentadas, hará que la fermentación tenga mejores resultados.

🥒 5. El tiempo y cuidados

El siguiente paso es darles el tiempo a las verduras de fermentarse. Por ejemplo, con las zanahorias el tiempo de fermentado es aproximadamente de dos días, aunque si lo dejas por más tiempo el sabor aumentará, se hará más fuerte. Para las verduras más duras, el tiempo de fermentado es mucho mayor. 

También debes de considerar la temperatura como un factor importante, por ejemplo, en las zanahorias lo ideal es mantenerlas a 18 grados. En caso de que las hayas abierto antes de tiempo, debes de guardarlas en el refrigerador lo que hará que la fermentación se mantenga.

¿Qué hace diferentes a las verduras fermentas de las curtidas?

Vale la pena mostrar las diferencias que existen entre las verduras encurtidas y las verduras fermentadas. Las verduras encurtidas son básicamente conservas, las verduras fermentadas se someten a un proceso de fermentación basado en el ácido láctico.

Dicho ácido láctico hará que el sabor mejore, así como los nutrientes se mantengan en los vegetales aumentando además su tiempo de vida. Disfruta del sabor único que las verduras curtidas aportan a tus recetas y vive de una forma distinta los vegetales gozando de grandes beneficios con la practicidad de hacer el proceso en casa. 

Si tienes preguntas o dudas sobre la preparación de tus verduras fermentadas, deja un comentario aquí abajo y te contestaré con mucho gusto.

Pin It on Pinterest