Congelar espinacas es una forma muy práctica de conservar una de las hortalizas más usadas en los batidos verdes para tenerla a mano en cualquier momento. En este artículo aprenderás la técnica que uso yo para tener mis raciones de espinacas siempre listas y limpias y poder aprovecharlas en mis batidos.

Una de las cosas que más odio es tener que renunciar a una receta que me apetece por falta de tiempo. No solo porque deseo ese batido, bowl o lo que sea, sino porque a veces, sin darnos cuenta, nos tiramos semanas enteras comiendo los mismos alimentos.

 Una dieta sana y equilibrada se basa sobre todo en la variedad. 

Hay muchas frutas y verduras que tienen un montón de nutrientes, pero nunca los tienen todos. Esta pluralidad de vitaminas y minerales es lo que buscamos en un enfoque saludable de nuestra vida. 

Por esa razón, en algunos casos, hay que buscar soluciones que resuelvan los problemas de tiempo (o de pereza, que es un poco lo mismo).

Espinacas frescas o congeladas

Digo de antemano que no tengo nada en contra de las espinacas congeladas, las que se encuentran en el super. Son muy prácticas y fantásticas cuando estamos en apuros.

Pero, para mis batidos me gusta usar la espinaca fresca: sabe mucho mejor y puedo ver las hojas que voy a usar en la bebida.

El problema surge cuando no tengo tiempo para preparar las hojas, lavarlas y desmenuzarlas para ponerlas en la batidora. Sinceramente, el problema se presenta cada vez que quiero hacer un batido verde con espinacas por la mañana. No me veo de madrugada limpiando hojas de espinacas. 

Está claro que si no tengo otra opción recurro a las bolsitas de espinacas congeladas, pero en general prefiero preparar mis propias espinacas congeladas para batidos.

Congelar espinacas para los batidos verdes

La mejor forma que he encontrado en estos años para tener espinacas listas para mis batidos a cualquier hora del día es usar las cubiteras de hielo.

El procedimiento es muy fácil:

  • Lava las hojas de espinaca
  • Tritura las hojas en la batidora
  • Puedes añadir agua para que el compuesto sea más líquido
  • Vierte las espinacas batidas en los moldes o en la cubitera de hielo
  • Pon la cubitera en el refrigerador

Yo solo uso los cubitos de espinacas congeladas para batidos, smoothies o alguna sopa, así que prefiero que el compuesto que voy a poner en el refrigerador sea bien líquido. 

Una vez que esté congelado suelo trasladar los cubitos a una bolsa para refrigerador. De esta forma, puedo volver a preparar cubitos frescos cada vez que tengo que limpiar espinacas para otras recetas.

Deliciosos batidos verdes de espinacas sin agobios

Pues, como has podido leer no hay nada más fácil que preparar cubitos de espinacas congeladas para usar en tus batidos verdes o en tus sopas. 

Es una buena opción para no tener que renunciar a tomar tu batido favorito por las prisas. 

Además, es una forma fácil para no desperdiciar las espinacas cuando las usamos en ensaladas u otras recetas. ¡Lo sobrante a la batidora!

Ahora tienes una excusa menos para preparar un delicioso batido verde. 

¿Quieres alguna sugerencia?

👁️‍🗨️ Batido de espinacas y plátano: la salud en un vaso.

👁️‍🗨️ Batido verde de mango, plátano y espinacas: la comida perfecta.

👁️‍🗨️ Batido verde para tomar antes de acostarse.

👁️‍🗨️ Batido verde revitalizante de plátano, frutos rojos, dátiles y espinacas.

👁️‍🗨️ Batido de uva verde y espinacas: la delicia verde.

👁️‍🗨️ Batido de espinacas y kiwi: vitaminas a lo fácil.

Si este artículo te ha parecido útil puedes dejar un comentario aquí abajo y compartirlo en tus redes sociales. Ayudarás este blog a crecer y seguir poniendo nuevas recetas saludables.

Pin It on Pinterest