Te encantan los zumos, gozas con sus colores divertidos, disfrutas con sus sabores refrescantes y llenos de vitalidad, vamos, ¡que mezclar frutas es una pasada!

Sin embargo, a veces te asalta una duda: ¿podré mezclar esta granada tan rica con el pomelo? ¿Qué frutas se pueden mezclar?

En la primera publicación del blog decidí investigar todas las dudas sobre las mezclas de frutas distintas.

¿Qué frutas se pueden mezclar?

Por mucho que me haya esforzado en buscar, no existen estudios científicos que demuestren la incompatibilidad entre distintos tipos de fruta y se puede observar una marcada división entre expertos y médicos sobre el tema.

Por un lado hay quien sostiene la total libertad de mezclar las frutas que queramos.

Por otro lado hay médicos (en mayoría seguidores de métodos naturales) que relacionan la mezcla de distintas clases de frutos con enfermedades.

Aunque quieras prescindir de las teorías más restrictivas, hay muchos aspectos de la clasificación de las frutas según su acidez que te puede resultar interesante y muy útil a la hora de maximizar los beneficios que cada fruta aporta a tu organismo.

Profundizar el conocimiento de las mezclas recomendadas (y no recomendadas) también puede ayudarte a descubrir el origen de alguna molestia que surgió en el pasado después de tomar un zumo o un batido de frutas.

Como combinar las frutas.

Según muchos autores hay que comer la fruta sola y con el estómago vacío, aunque otros médicos recomiendan comerla antes de la comida para estimular la secreción de jugos gástricos.

Personalmente a falta de certezas científicas incontrovertibles siempre me he regulado intentando escuchar las respuestas que vienen de mi cuerpo.

La experiencia personal me ha enseñado que si como una manzana al final de la comida me sienta fatal, pero si la como antes de comer me va de maravilla y ayuda la digestión. 

Clasificación de las frutas.

Las frutas se suelen encapsular en cuatro clases, según el sabor predominante (clasificación de la frutoterapia): 

  • Frutas Dulces: plátano, higo, breva, durazno o melocotón, sandía, ciruela, dátil, mamey, grosella, granada, caña, albaricoque, pera, caqui, melón, pasas, chirimoya. 
  • Frutas semidulces: coco, mango, manzana, aguacate, pepino cohombro, papaya, guanábana, uvas rojas. 
  • Frutas Ácidas: guayaba, limón, lima, naranja, mandarina, pomelo, fresa, piña, acerola, mora, cidra, frambuesa, arándano, membrillo, tamarindo, uva, níspero. 
  • Frutas Semiacidas: manzana verde, kiwi, maracuyá, uva verde, rábanos, granadilla, tomate.

Quiero aclarar un aspecto importante:

la clasificación que acabo de presentar es algo que he elaborado personalmente puesto que, después de consultar decenas de fuentes (publicaciones, libros, blogs etc…), me he dado cuenta de que tampoco existe un acuerdo sobre los grupos de la fruta. 

Aun consultando los autores de más autoridad las discrepancias son bastante importantes, lo que me hace dudar de la validez de muchas de estas publicaciones.

 Dicho esto, vuelvo a subrayar que considero esta clasificación como un esquema para maximizar los muchos beneficios que aporta la fruta más que una guía inquebrantable sobre la salud. 

El principio que está a la base de esta ordenación es que siempre se pueden mezclar frutas dulces con otras frutas dulces o con semidulces, mientras que las frutas ácidas se pueden combinar con ácidas o semiacidas.

Veamos algún ejemplo de recetas que podemos preparar si queremos seguir la práctica de no mezclar frutas de clases incompatibles:

Zumo de melón y plátano:

Ingredientes:

1 plátano
150 gramos de melón
1 vaso de agua
Hielo

Preparación

Cortamos el plátano ya pelado en rodajas y las ponemos en un recipiente apto para batidos.

Limpiamos las semillas del melón y le cortamos en trozos pequeños.

Juntamos los taquitos de melón con las rodajas de plátano y los batimos con la batidora, incorporando el agua poco a poco y hasta alcanzar la densidad deseada.

Podemos añadir el hielo si lo deseamos.

Esta mezcla está permitida porque las dos frutas son dulces.

👉 Si te gusta esta receta también te podría interesar mi post sobre recetas de batidos de plátano y melón.

Batido de mango y plátano con especias:

Ingredientes:1 plátano
Medio mango (bien maduro)
1 pizca de Canela
1 pizca de Cardamomo
Hielo

Preparación

Pelamos y cortamos el plátano en rodajas, que vamos a colocar en un recipiente profundo.

Pelamos y cortamos el mango en trocitos y los ponemos en el recipiente, juntos al plátano.

Añadimos la canela y el cardamomo según tu gusto.

Mientras batimos la fruta troceada con la batidora añadimos el agua poco a poco para que alcance la textura deseada.

Podemos añadir el hielo si lo deseamos.

Esta mezcla está bien porque el plátano es dulce y el mango semidulce.

Zumo de pomelo, kiwi y limón:

Ingredientes:

1 pomelo
4 kiwis
1 limón
1 vaso de agua
Hielo

Preparación

Pelamos y limpiamos bien el pomelo, tratando de quitar la capa blanca.

Lo cortamos en trozos.

Pelamos y limpiamos el limón, quitando la capa blanca hasta donde podemos.

Lo cortamos también en trocitos.

Pelamos los kiwis y los cortamos a trozos, que vamos a colocar junto a las demás frutas en un contenedor para batidora.

Añadimos el agua y batimos todos los ingredientes.

Podemos añadir el hielo si lo deseamos.

Esta puede ser una mezcla perfecta entre dos frutas ácidas (pomelo y limón) y una fruta semiacida ( kiwi).

Por lo contrario

Zumo depurativo de pomelo, naranja y granada:

Ingredientes:1 granada
1 pomelo
1 naranja
Medio vaso de agua
Hielo

Preparación

Pelamos y limpiamos el pomelo, cuidando de quitar la parte blanca hasta donde podamos, para evitar que la bebida se vuelva amarga.

Lo cortamos en trocitos.

Pelamos la naranja y la cortamos a su vez en trocitos.

Cortamos la granada y ponemos los granos en un recipiente de batidora, donde también colocaremos los trozos de pomelo y de naranja.

Batimos con la batidora añadiendo el agua y el hielo si lo deseamos.

En este caso la receta no es recomendable según la práctica de mezclar frutas de grupos compatibles siendo el pomelo y la naranja frutas ácidas y la granada una fruta dulce.

Cuando consumir frutas ácidas

Para explotar adecuadamente las múltiples propiedades de las frutas ácidas debes comerlas por la mañana. 

Este grupo de frutas es muy útil para depurar el organismo(en especial los riñones, la vesícula y el hígado) de algunas sustancias nocivas que tienden a acumularse en estos órganos vitales.

Otros beneficios importantes que aportan este tipo de frutas son la capacidad de bajar los niveles de colesterol en la sangre y de mejorar la protección del estómago.

Es también por estas razones que siempre se aconseja comer fruta ácida en el desayuno.

En general, esta fruta es una fuente importante de vitamina C, que todos conocemos por función de ayuda al sistema inmunológico.

Cuando consumir fruta dulce

La fruta dulce (así como la semidulce y la semiacida) se puede consumir a lo largo de todo el día.

Una buena opción es comerla por la noche, ya que es una fruta que, en general, tiene una buena acción diurética y digestiva.

Aunque a menudo las frutas dulces son las que aportan más calorías, te sorprenderá saber que no es así siempre.

¿Las frutas dulces engordan más?

Hay que tener cuidado con estas frutas en particular:

  • Coco (350 calorías por 100 gramos, pero es muy rico en fibras)
  • Dátiles (288 calorías por 100 gramos)
  • Aguacate (160 calorías por 100 gramos, pero contiene grasas saludables)
  • Maracuyá (97 calorías por 100 gramos). ¡Sorpresa! Está en el grupo de las frutas ácidas.
  • Plátano (89 calorías por 100 gramos)
  • Granada (80 calorías por 100 gramos)
  • Uva americana (70 calorías 100 gramos)
  • Higo (66 calorías por 100 gramos)
  • Mango (60 calorías por 100 gramos)

¿Las frutas ácidas engordan menos?

En este caso me permitirás decir: “¡ni de coña!”. Aquí sí hay sorpresa:

  • Sandía (30 calorías por 100 gramos) ¿Quién lo iba a decir?
  • Fresa (33 calorías por 100 gramos)
  • Melón (36 calorías por 100 gramos) Otra fruta dulce
  • Frambuesa (36 calorías por 100 gramos)
  • Pomelo (39 calorías por 100 gramos)

¿Las frutas ácidas provocan acidez de estómago?

Puede sonar extraño, pero unas de las frutas que más ayuda nos puede dar a la hora de combatir la acidez de estómago pertenece al grupo de las ácidas: la piña.

La piña contiene altos niveles de bromelina, un enzima que descompone las proteínas de la comida, ayudando a contener la producción de ácido en el estómago.

Otras frutas que ayudan a combatir la acidez son:

  • Plátano: es un alimento alcalinizante y favorece la protección del estómago
  • Papaya: contiene papaína, un enzima que evita el reflujo estomacal
  • Caqui: un buen alcalinizante
  • Pera: contiene vitamina B, que favorece la digestión

(Fuente: www.almax.com)

¿Las frutas dulces vuelven más “dulces” nuestras relaciones sexuales?

Pues va a ser que sí. Hay muchos estudios científicos que demuestran el aporte de algunas frutas al bienestar sexual.

  • Sandía: científicos estadounidenses han demostrado que la sandía tiene, en el hombre, efectos similares al Viagra.
  • Granada: el zumo de granada es muy eficaz para el aumento de la libido y ayuda a combatir la disfunción eréctil, según el The International Journal of Impotence Research.
  • Plátano: aumenta la libido gracias a la bufotenina.
  • Pepino: el pepino (sí, es una fruta) despierta el deseo de las mujeres, según un grupo de científicos de Chicago
  • Arándanos: aunque sea una fruta ácida, la incluyo porque se han descubierto propiedades de esta fruta que ayudan la erección y la producción de esperma.

Espero que esta pequeña guía te pueda ser útil para introducirte al mundillo de las bebidas naturales.

¡Deja un comentario aquí abajo y entra a formar parte de nuestro club de amantes de los zumos y batidos naturales!

Pin It on Pinterest