Estás en tu cocina, preparando las frutas para tu nueva creación: un rico y saludable batido.

De repente te asalta una duda: ¿Qué más ingredientes puedo usar para…?

Puedes completar la pregunta de mil maneras.

Si estás a dieta seguramente querrás un ingrediente bajo en grasas y calorías. O eres deportista y quieres añadir algo de proteína. O puede que simplemente quieras darle otra textura a tu batido.

La forma más rápida para responder a todas estas preguntas es un viejo conocido: la leche.

Hay en el mercado una gran variedad de leches, de origen animal o vegetal, enriquecidas o empobrecidas.

Hoy vamos a ver los varios tipos de leche que puedes usar en tus batidos y smoothies y cuales son sus propiedades.

vaca

Leches animales.

Leche de vaca.

Es la leche más consumida en el mundo, gracias a su alto aporte de nutrientes.


🎓 La leche de vaca nos aporta los 3 nutrientes fundamentales para la alimentación humana: proteínas, hidratos de carbono y grasas.


Es un alimento completo y muy saciante, que nos aporta también una gran cantidad de vitaminas y minerales.

La leche es una de las principales fuentes de calcio, por lo que su consumo es muy importante para nuestros huesos y dientes.

Por su alto contenido en grasa, la leche se suele encontrar en 3 formas:


Leche entera:

es la leche natural con toda sus grasas.

Leche semidesnatada:

tiene alrededor de la mitad de la grasa de la leche entera. En el proceso de eliminación de parte de la grasa se pierden también nutrientes, sobre todo vitaminas.


Leche desnatada:

el contenido de grasa es insignificante, pero ha perdido gran parte de los nutrientes y de las vitaminas. También ha perdido poder saciante.

El tema de la leche es uno de los que suele desencadenar batallas infinitas en las redes.

Hoy la mayoría de los nutricionistas e investigadores están de acuerdo sobre la importancia de este alimento en nuestra dieta, ya que puede aportar un sinfín de nutrientes, sobre todo calcio, que cuesta bastante reunir combinando otros alimentos.

Consultando algunos nutricionistas (en los próximos meses voy a publicar algunas entrevistas que también tocan ese tema) he aprendido que la leche entera es, en principio, la mejor desde el punto de vista nutricional.

El valor nutricional de la leche entera supera los aspectos negativos (el alto nivel de colesterol que contiene), por lo menos en individuos adultos y sanos.

Como digo siempre, un poco de sentido común y una buena charla con un experto nos pueden despejar todas las dudas y, sobre todo, evitar errores en la alimentación que pueden hacernos daños innecesarios.

Sin lactosa.

La lactosa es un tipo de azúcar presente en la leche.

Hay personas que desarrollan una intolerancia a la lactosa, por lo que en todas las tiendas se puede encontrar leche sin lactosa.

Generalmente, los contenidos nutricionales no cambian con respecto a la misma leche (entera, semidesnatada o desnatada) con lactosa.

Hay que decir que a menudo las empresas enriquecen las leches sin lactosas con vitaminas, calcio, potasio u otros nutrientes.

leche

Enriquecida.

Como la leche es uno de los alimentos más vendidos, las empresas la venden en mil formas, alguna más creativa que otra.

Lo típico es encontrarlas enriquecidas de calcio, fósforo o potasio. También la puedes encontrar enriquecida de alguna vitamina o de omega 3 u otros elementos que favorecen la bajada del colesterol.

Estos tipos de leche pueden ser muy útiles a la hora de cubrir carencias o para deportista que tengan necesidades puntuales de algún nutriente específico.

En fin, las mezclas creativas y saludables son unos de los aspectos más apreciables de los batidos.


😎  ¿Por qué comprar leche enriquecida en potasio si puedes aprovechar de un extra de potasio con un buen batido de plátano y melón?

Fresca.

Es una leche tratada con un proceso de pasteurización a 75 grados.

Mantiene todo el sabor y los nutrientes de la leche recién ordeñada. La única desventaja es que no se conserva y hay que consumirla en 2 o 3 días.

De cabra.

cabrito

Aunque te pueda sonar extraño, con la leche de cabra se preparan unos batidos riquísimos y muy sanos.

Es una leche de alta digestibilidad y con un menor contenido en grasa que la de vaca.


🎓 Por sus características nutricionales se le considera como la más parecida a la leche materna humana.


La leche de cabra es ideal para los que padecen de problemas de úlceras y también hipertensión.

Otro beneficio de consumir esta leche es que mejora la absorción del hierro, por lo que puede resultar útil en caso de anemia.

Te dejo un enlace a un artículo que profundiza más sobre la  leche de cabra, que es  tan saludable como desconocida.

Leche de oveja.

No es un tipo de leche animal que se suele usar mucho en los batidos.

Hay personas que los usan y están encantadas, pero personalmente no es de mi agrado. Tiene un  sabor muy fuerte que no hay forma de esconder cubriéndolo con otros ingredientes.

Pero los gustos son gustos y mi opinión no tiene que frenarte a la hora de experimentar con esta leche.

La leche de oveja tiene muchas ventajas sobre las otras leches animales.

Es una leche mucho más baja en grasas y tiene casi el doble de calcio que la leche de vaca.

Es muy digestiva y con un contenido de colesterol inferior a las demás leches animales. Además, contiene mucho hierro y es perfecta para combatir la anemia.

La desventaja de la leche de oveja (y la de cabra también) es que suelen ser bastante caras, por lo que nuestro batido va a encarecerse bastante.

ovejas

Leches vegetales.

Aunque el término “leche” es impropio para estas bebidas vegetales, es así como todo el mundo las conoce y es así como las llamaremos en este post.

Antes de empezar a hablar de las leches vegetales me gustaría darte una advertencia importante.

Al no tratarse de leche sino de “bebidas”, que es un término mucho más genérico, las empresas pueden ser mucho menos estrictas con su contenido.

Te invito a leer con mucho cuidado los ingredientes de cada una de las bebidas vegetales que vas a escoger para tus batidos y smoothies.

He visto leches vegetales con un contenido inferior al 3% del ingrediente “principal”, es decir que puedes encontrar leche de almendra que tiene un 2% de almendras.

En este caso lo que estarías bebiendo es una bebida de agua azucarada con un toque de almendras. Está claro que no le veo ningún sentido a usar esta clase de leche en mi batido.

Así que te recomiendo que busques marcas que te garantizan un alto contenido del elemento principal, ya sea almendra, soja, avena etc…

Escoge también las leches vegetales sin azúcares añadidos.

🎓 Ten en cuenta que a menudo en este tipo de bebidas se añade una cantidad enorme de azúcar, que puede llegar a compararse con el azúcar presente en cualquier refresco.


Dicho esto, se pueden encontrar leches vegetales de muy buena calidad y que nos pueden aportar muchos beneficios como veremos enseguida.

Leche de almendra.

leche y almendras

Es una de las leches más ligeras, bajas en calorías y es muy digestiva. Es perfecta para personas con problemas de digestión.

Tiene un alto contenido de potasio, lo que la hace muy valiosa para deportistas y para la salud del corazón.

Destaca también por su contenido en omega 3, que ayudan a eliminar el colesterol en la sangre. Otra caricia para tu corazón.

Aunque su contenido en calcio no es comparable al de la leche animal, nos aporta una cantidad importante de este mineral, junto con magnesio, hierro y vitamina E.

Además, como todos los frutos secos las almendras nos proporcionan una buena cantidad de fibras, para la salud de nuestro intestino.

En resumen, la leche de almendras tiene muchos beneficios para el corazón, para controlar el colesterol, la anemia (hierro), los huesos y tiene una importante fuente de antioxidantes (Vitamina E).

Personalmente es una de las leches que prefiero para mis batidos, gracias a su sabor y a su digestibilidad.

Leche de avena.

Las propiedades benéficas de la avenas merecerían un artículo entero. Me lo apunto para el futuro.

Como base de nuestros batidos la leche de avena me gusta por su poder saciante, que es casi comparable al de las leches animales.

Es una fuente de fibras, que nos ayudan a luchar contra el estreñimiento y son un tónico para la salud en general.

De la avena siempre se destaca su alto contenido en omega 3 y omega 6, grasas insaturadas que combaten el colesterol malo. Además, favorece el control de los niveles de azúcar en sangre, por lo que resulta ser valiosa para las personas con problemas de azúcar.

El aporte de proteína que nos proporciona esta bebida vegetal no tiene nada que ver con el de la leche animal, pero es uno de los más alto entre las leches vegetales. Esto también ayuda a alcanzar la sensación de saciedad y evitar el hambre.

La avena es también un cóctel de antioxidantes, que nos ayudan a combatir los radicales libres y a mantenernos jóvenes y guapos (aunque por lo de guapos no hace milagros).

Leche de soja.

Es una de las más conocidas y consumidas y es fácil encontrarla en prácticamente todas las tiendas de alimentos.

La soja se conoce por la calidad de sus proteínas y, efectivamente, la leche de soja es la que nos aporta la mayor cantidad de este nutriente.


🎓 Como no hacen falta enzimas para su digestión, se trata de una leche súper digestiva y ligera.


El aporte vitamínico y de minerales es bastante elevado. Cabe destacar que 100 gramos de soja llegan a cubrir casi un tercio de las necesidades diaria de hierro, fósforo y magnesio.

Uno de los componentes más importantes de la bebida de soja son las isoflavonas, que tienen efectos muy beneficiosos para las mujeres, sobre todo en la menopausia. Las isoflavonas tienen también propiedades que ayudan a bajar el colesterol y hay muchos estudios sobre sus efectos anticancerígenos.

Esta bebida vegetal es una de las favoritas por los amantes de los batidos con leches vegetales y su sabor no es tan “invasivo”.

Leche de arroz.

Es otra opción si queremos una bebida ligera y dulce, que bien se combina con la fruta de nuestros batidos.

Es ideal para los que tienen intolerancia al gluten.


🎓Es una bebida nutritiva pero muy baja en calorías, ya que tiene menos calorías que la leche de soja.


Una de las propiedades más destacables de esta bebida es su poder relajante. Es un verdadero tónico para nuestro sistema nervioso.

Además, la leche de arroz es una bebida de alta digestibilidad, bien tolerada por personas con trastornos digestivos y gastritis.

Otra característica interesante es su capacidad de favorecer el tránsito intestinal.

Un aspecto negativo de la leche de arroz es su índice glucémico, que es bastante elevado, con lo que no es ideal para personas con diabetes y tampoco para los que estén siguiendo una dieta.

cereales
leches vegetales

Así que ahora sabes algo más sobre los varios tipos de leche y puedes elegir la base de tus batidos según tus necesidades u objetivos.

¿Ya has probado algún batido con unas de las leches de este post?

¡Coméntalo aquí abajo!

Pin It on Pinterest